13 Oct

No existen límites físicos ni de edad en el Yawara-Jitsu. Este es uno de los primeros principios que podemos ver de forma clara en nuestra metodología de enseñanza. Esto es así porque disponemos de programas de defensa personal genérico y otros específicos para cada situación personal o entorno:

1. Defensa Personal

El objetivo de nuestro programa de defensa personal busca enseñar a los alumnos a defenderse ante cualquier situación, agarre, golpe, número de adversarios, etc..
Se enseña de lo más sencillo con agarres simples y de frente, a lo más complicando con agarres dobles y cambios de ángulo, de forma que los agarres pasan a ser laterales y después a la espalda. En los cintos negros se realiza la misma progresión en cuanto al número de agresores y manejo de armas.

2. Defensa Personal Infantil

Para los más pequeños tenemos un programa de enseñanza específico, de forma que buscamos que se diviertan, aprendan valores, mejoren su autoestima y todo bajo la excusa del aprendizaje de defensa personal.

Además contamos con un abánico de expertos, no solo de defensa personal, sino en cambos de arte dramático, psicólogos y abogados que forman la Asociación Contra el Acoso Escolar (AEPAE), y que luchan a través de su protocolo de prevención, contra el acoso escolar. Esta asociación fue creada por nuestro presidente y Soke Enrique Pérez-Carrillo

3. Defensa Personal Femenina

Para el sector femenino, además de enseñar técnicas para defenderse de las agresiones más comunes que puedan sufrir como por ejemplo técnicas antiviolación, o solventar peleas del mismo género con agarres de pelos, arañazos, etc. Además impartimos cursos de defensa personal femenina, en los que conseguimos que el público sea consciente de los riesgos a los que se enfrentan en la calle, y les aportamos soluciones para poder afrontarlos con soltura y determinación.

4. Tercera edad

Para personas de más de 60 años, Enrique Pérez-Carrillo, elaboró un programa especializado conocido como «Yawara-Jitsu Adaptado», donde se realizan ejercicios de bajo impacto físico con los que aprender un protocolo de defensa y autoprotección y mejorar al mismo tiempo la forma física y la calidad de vida. Además de técnicas con mano vacía, enseñamos el manejo del bastón de andar, tanto en la realización de los ejercicios de calentamiento, como en ejercicios de uso de este utensilio como arma de autodefensa.

Este programa tiene dos vertientes:

Para la aplicación de la vertiente marcial, enseñamos al alumno un protocolo de actuación, para que aprenda a enfrentarse a las situaciones de peligro de una manera ordenada. En definitiva, que sepa qué hacer desde el momento en que se produce una agresión, hasta que ésta ha finalizado.

Para la vertiente terapeútica, se emplean ejercicios beneficiosos para la rehabilitación de cualidades físicas disminuidas o atrofiadas. Se realizan ejercicios individuales de concentración dinámica, en los que aprenden a concentrarse en movimiento, realizando desplazamientos en los que coordinan brazos y piernas.

5. Discapacitados

Por último personas con problemas físicos derivados de una amputación, para personas con disminución de visión, o incluso aquellas que vayan en silla de ruedas o muletas, también tiene cabida en nuestros programas para aprender a defenderse.

Aunque existen programas para cada caso, cada persona es un mundo, por eso cuando es necesario elaboramos un programa hecho a medida para esa persona.